Soy Carmelo Rodríguez Cedillo, nací en 1981 en Toledo. Soy doctor arquitecto y co-fundador de PKMN Architectures y Enorme Studio.

Acabo de terminar mi tesis doctoral titulada Arqueología del Futuro, que también ha sido un blog durante estos años de investigación.

-¿Recuerdas la primera vez que fuiste al cine? ¿Dónde fue? ¿Qué película?

Recuerdo que fue en el desaparecido cine Imperio de Toledo. Nos llevaron los padres de un amigo a una jauría de preadolescentes. No logro acordarme de la película (ah..sí… era Poli de Guardería con Arnold Schwarzenegger) pero si de que todos queríamos verla desde el gallinero, lleno de adolescentes gritando, fumando y comiendo pipas y palomitas. Desde luego nos tuvimos que quedar en la parte baja familiar pero supongo que todos fantaseamos después con la idea de subir al gallinero… nuestra manera de alcanzar ese ansiado sentimiento de hacerse mayor…

-¿Y el primer edificio del que has sido consciente arquitectónicamente?

En el límite de mi pueblo, Cabañas de la Sagra y el vecino, había unas cuevas llamadas del Pescadero. Íbamos allí con las bicicletas y recuerdo la impresión que me causó la primera vez que entré dentro de ellas. Tenían pasadizos muy estrechos a varias alturas que desembocaban en un red de cuevas más grandes en las que se cultivaban champiñones. Eran muy impresionantes con todos esos cambios de escala y esos juegos de luz que se producían con el juego de las distintas linternas que usábamos para movernos por su interior.

-Si el binomio cine y arquitectura fuera una suma, ¿cuál sería el resultado?

Cine y arquitectura ya han sido en muchas ocasiones un binomio importante, trabajando en perfecta comunión. Este verano he visitado las megalómanas y neoclásicas viviendas sociales de “L’Espace d’Abraxas” diseñadas por Ricardo Bofill en los ochenta en la periferia del Gran París. El suburbio parece totalmente una distopía derivada de un régimen totalitario más que un barrio de crecimiento de París diseñado bajo el leitmotiv “Viviendas para todos construidas con una arquitectura excepcional”. Hace poco alguien me dijo que era uno de los escenarios principales de “Los Juegos del Hambre” y realmente parece un espacio diseñado exclusivamente para la película. El barrio había sido ya utilizado como escenario en la también distópica “Brazil” (1985) de Terry Gilliam. A veces la realidad supera a la ficción.

-¿Cuál ha sido la última película que te ha conmovido?

Pues no sabría decir si es la última pero vi “Her” de Spike Jonze hace poco y me dejó bastante pensativo, me imaginaba un horripilante futuro de relaciones entre humanos y Siris transgénero. La película trabaja muy bien esa idea de Smart Cities y Smart House amplificada a un sistema de gestión personal del que puedes llegar hasta a enamorarte de él…

-¿A quién darías un premio absoluto de arquitectura en toda la historia del cine?

Pues seguramente a Stanley Kubrick. Su relato de espacios con las simetrías en interiores y la escena del seto laberinto en “El Resplandor” son espectaculares. Su formalización del futuro en “2001: Una Odisea en el espacio” tuvo mucha influencia en el ámbito arquitectónico de finales de los sesenta y principios de los setenta, como en el libro sobre el futuro de la arquitectura “Arquitectura 2000. Métodos y Predicciones” escrito en 1971 por Charles Jencks. Desde luego Kubrick era un entendido de arquitectura.