Sergio Baragaño(Arquitecto y amante del cine)(Fundador de [baragaño])

Cine y Arquitectura | Número 6 | Enero-Febrero 2016| Dossier Pantallas

En los tiempos de desenfreno tecnológico, visual y táctil, donde transcurren nuestros días, es reconfortante saber que ya existían pantallas en la Antigua Grecia. A pesar de su mala prensa actual, es obvio que los Helenos, fueron los primeros modernos. Venimos de allí, todo viene de allí [es posible que los niños vengan de Atenas y no de París]. Grecia y sus pantallas pasadas, más presentes que nunca.

Se llamaba Periaktoy* y era un conjunto de elementos giratorios, que simulaban imágenes y servían para cambiar de escenario en la arquitectura que acompañaba al teatro griego. Siglos después vendría Angelopoulos, con su cine y su poesía visual, pero eso da para otra película.

La arquitectura y el cine siempre han estado, por motivos obvios, ligados a la pantalla. Hablemos de las mismas como objetos generadores de arquitectura. Edificios donde, tal elemento, ha sido idea de proyecto desde el principio y no tanto edificios sobre los que se puede proyectar. El monitor como generador de arquitectura, no la arquitectura como receptora de imágenes.

Un hito importante en la utilización de dicho elemento como germen de espacios, fue sin duda el Constructivismo Soviético. La demostración de poder y tecnología por parte de los mandatarios, dio lugar a maravillosos ejemplos de buena arquitectura. El Museo de la Tercera Internacional, proyectado en 1919 por Vladimir Tatlin, era un alarde de reflectores y pantallas. El Wolkenbuguel [ Apoyanubes ] de El Lissitzky’s, Moscú 1924, nació con la idea de mostrar el futuro que ya era una realidad.

Riojy Ikeda. Transfinite, 2011

Siguiendo en Moscú y avanzando unos años en la historia, Charles y Ray Eames, presentaron en la Exposición Universal de 1959, Glimpses of the States. Proyectado en 7 pantallas de 6 x 9 metros, bajo una cúpula geodésica construida por Buckminster Fuller. Tras el éxito cosechado por la intervención, realizarían la Casa de la Ciencia, para la Feria Mundial de Seattle en 1962, y dos años más tarde proyectarían en 22 pantallas de diverso formato, la película Think, en el pabellón de la IBM, durante la Feria Mundial de Nueva York, convirtiéndose en pioneros de las creaciones multimedia. No podemos olvidarnos de Archigram, contemporáneos de Los Eames a este lado del Atlántico y visionarios de la pantalla, de la imagen como elemento fundamental en las nuevas ciudades. Living cities, Instant Cities y toda una declaración de intenciones, “La comida rápida es más importante que Palladio”. Hoy en día, uno de sus fundadores, Peter Cook , continúa aún haciendo de las suyas y jugando con aquellos principios, como en el icónico Kunsthaus de Graz, en Austria. En los 70 Rogers y Piano incorporaron como parte del proyecto original del Pompidou de París, una pantalla gigante a modo de fachada sobre el que generar imágenes y si es cierto que no se ejecutó, parece que el Italiano ha recuperado alguna de esas ideas para la Fundación Botín de Santander, a punto de ser inaugurada. Sin duda el gurú de la arquitectura contemporánea, alguien que supo recoger el testigo de muchos de los proyectos teóricos de épocas anteriores y trasladarlos a su propio lenguaje, es el arquitecto holandés Rem Koolhas, director de O.M.A. Un icono pop a través de una pantalla. Visionario que mira al pasado, quien como gran admirador de las vanguardias rusas, de Archigram, los incorpora y reinterpreta en sus edificios. La preocupación por la imagen, por el impacto en el espectador de sus edificios, tan presente en el Kunsthall de Rotterdam, en el ZKM de Karlsruhe, el Museo de Arte Contemporáneo de Moscú [regreso a Rusia] o en actuaciones más efímeras, como la Pirámide de Cannes en 2001 y la estrecha colaboración con Prada.

Brian Eno podría ser el Koolhas de la música. Con un pie en el futuro y otro bien anclado en el pasado, sorprendió al mundo durante el montaje del Zoo TV Tour de U2 Pantallas que generaban espacios sobre los que Bono se movía a sus anchas, convertido en The Fly. Generar espacios a través de 36 monitores y una descarga abrumadora de imágenes y mensajes, cuya idea nació de la sobrecarga mediática que caracterizó a los años 90.

Pirámide en el Festival de Cine de Cannes, O.M.A 2012.

Acabemos este recorrido visual en el presente, con un viaje al futuro, Japón, el Marte de las pantallas. Un universo de imágenes invade el cruce de Shibuya en Tokyo, mientras Riojy Ikeda genera nuevos espacios con sus múltiples monitores de arquitectura. Fructíferas intervenciones en solitario o colaboraciones con arquitectos como Toyo Ito [Vision and Reality], con el excepcional fotógrafo Hiroshi Sugimoto [End of Time] o con el músico-arquitecto alemán, Alva Noto [Cyclo]. Pantallas, cine y arquitectura, con una banda sonora excepcional, que agita y sorprende, que conmueve y crea atmósferas que llevan al extremo los sentidos, las sensibilidades. Paisajes en continua transformación y nuevos entornos, sin movernos del lugar. Todos somos pantallas giratorias que cambian de escenario.

*PERIAKTOY Pantallas giratorias para cambiar de decorado. Imágenes suspendidas que simulaban una escena o paisaje en el teatro griego.